Reporte de cosecha 2020

La cosecha 2020 será recordada por la excelente calidad de sus vinos y también por la incertidumbre asociada al Covid 19 y los desafíos logísticos que planteó.

Para dimensionar correctamente la vendimia 2020, es necesario repasar el ciclo de la vid durante el 2019.

EVENTOS CLIMÁTICOS

  1. HELADAS

La microrregión de Perdriel fue afectada por el frío durante la primavera 2019. Se produjeron heladas en las primeras semanas de octubre, con 3 noches con temperaturas bajo cero.

El Valle de Uco también fue afectado por heladas en el 2019. Los dos momentos más críticos y de mayor impacto se registraron a mediados de octubre y principio de noviembre, afectando zonas de Paraje Altamira y El Cepillo, terroir de los cuales provienen uvas para algunos de nuestros vinos de alta gama. Esto sumado a otros factores, afectó directamente a la producción en todo Mendoza provocando una disminución en los rendimientos del viñedo.

  • LLUVIAS

Tanto en Perdriel como en Valle de Uco se manifestó un año con precipitaciones distanciadas, caracterizándose por eventos de mucha energía seguidos por largos periodos de ausencia de lluvias y altas temperaturas. En general, el acumulado durante el ciclo para la zona ha sido 40% menor a la media histórica.

  • TEMPERATURAS

Luego de una primavera fresca, el verano se manifestó caluroso, inclusive se contabilizaron 5 eventos de más de una semana con temperaturas superiores a 32 grados. Además, el mes de marzo fue particularmente caluroso, encontrándose entre los más cálidos de los últimos 15 años. En un contexto de escasez del recurso hídrico, estas altas temperaturas se volvieron un desafío importante en la tarea de mantener el balance hídrico durante el ciclo del crecimiento. La sequía y las altas temperaturas descriptas anteriormente fueron clave para la aceleración de la madurez y el adelanto de la vendimia. Dependiendo las microrregiones y los varietales, se adelantó hasta 30 días versus los ciclos normales.

CALIDAD DE LA VENDIMIA

Los eventos climáticos asociados a heladas, lluvias y temperaturas que impactaron sobre la calidad de la cosecha provocaron rendimientos bajos, madurez alcohólica temprana, concentración alta de azúcar en la uva (ºBrix) y alta acidez. Los vinos 2020 se perfilan como frescos, de buena acidez natural y con mucha tipicidad varietal.

UN DESAFIO HUMANO Y LOGISTICO

La cosecha 2020 fue vertiginosa y puso a prueba los conocimientos técnicos, la logística y el trabajo en equipo de todas las bodegas.

La mitad de nuestra cosecha se realizó bajo aislamiento y siguiendo estrictos protocolos, pero la naturaleza colaboró y el adelanto de la cosecha permitió completar una nueva vendimia en tiempo y forma.