Fernando Sota, de Bodega Renacer: "Hay que escuchar a los consumidores de vino"


El testeo detrás de cada vino, esta vez le tocó a Bodegas Renacer. Los sueños y conceptos que le arrancó Ignacio Borrás a Fernando Sota, en esta nota.


Para la entrevista de esta semana fue elegido Fernando Sota, gerente de Enología de Bodega Renacer, ubicada en calle Brandsen 1863, Luján de Cuyo.

Fernando se encuentra al mando del equipo enológico de la bodega desde principios de este año, y como ya es costumbre en este ciclo de entrevistas la idea es conocer un poco más de su historia personal, de la bodega y degustamos algunos de sus vinos.


- ¿Qué te llevó a estudiar Enología?

- Muchas veces lo he pensado, y he llegado a la conclusión de que no fue solo un motivo el que me llevo a estudiar enología, el primer recuerdo que tengo es a los 8 años que yo tenía un tío que trabajaba en el INV y él siempre me hablaba de los vinos explicándome de taninos, estructuras, aromas y esas cosas y sin duda fueron cosas que me fueron quedando. Durante el colegio fui al Liceo Agrícola y volví a ver cosas ligadas con el mundo del vino, cuando termine la secundaria empecé a estudiar música y en simultáneo comencé a estudiar enología. Pero creo que lo más significativo eran las charlas con mi tío.


- ¿Has tenido una persona que consideres un mentor?

- Yo tuve una experiencia de trabajo muy linda en Fecovita. Me pusieron a cargo de un sector nuevo que buscaba desarrollar un Torrontés fuera de Mendoza, con esto empezamos a investigar los terroir de La Rioja, Catamarca y Salta. En ese momento estaba Ángel Mendoza como asesor en Fecovita y fue una persona de la cual yo pude aprender mucho en lo laboral y en lo personal, tal es así que hoy en día mantenemos una amistad.


- ¿Tenés 3 varietales tintos y 3 varietales blancos favoritos?

- Creo que es algo que he ido cambiando con el tiempo. Sin dudas el Malbec es mi número uno. El Syrah es otra variedad que me apasiona, debido a que tiene una gran plasticidad dependiendo del terroir y por último el Cabernet Sauvignon, creo que esta es la gran deuda que tenemos en el país, estoy seguro de que tenemos todo para tener los mejores Cabernet Sauvignon del mundo. Dentro de los blancos me gusta mucho el Torrontés, creo que es una cepa que se dejo de lado y eso estuvo mal de nuestra parte pero que debemos retomar, por segundo elegiría el Viognier es un varietal que cuando encuentro lo disfruto mucho, y por último el Sauvignon Blanc.


- ¿Por qué creés que la gente está buscando probar cepas distintas al Malbec?

- Eso es un fenómeno que se dio porque hay algunos proyectos pequeños que no pueden competir con los grandes de la industria y fueron los que plantaron esta inquietud creo yo. Empezaron a investigar sobre micro terroir, cepas distintas, y esas cosas que suelen llamar la atención en los consumidores que buscan también conocer cada día más.


- ¿Cómo ves el futuro de la industria?

- Sacando de lado los problemas actuales del país, veo una industria compleja, pero compleja para bien. Se va a seguir en la búsqueda de zonas, en la búsqueda de cepas, etc. Lo que debemos tener claro es que no podemos marear a la gente con tanta complejidad, al momento de comunicar debemos ser más simples. Que la complejidad para el consumidor este en elegir, cepa, zonas y si son orgánicos o no.


- Hablando de consumidores, ¿cuál crees que es la mejor forma de ganarlos?

- Es muy importante escuchar al consumidor. Nosotros podemos proponer muchas cosas nuevas y variables, pero no nos podemos olvidar de escuchar qué es lo que quiere la gente, y esto sin dudas hace que se acerquen más al mundo del vino.


- ¿Cuáles son los objetivos que has planteado en esta nueva etapa al mando de Bodega Renacer?

- Los objetivos que planteé yo son pasos, etapas. La primera fue orden y disciplina, tenemos un equipazo de trabajo pero teníamos que ordenarnos más y que no hubiese superposición de tareas. El segundo paso fueron nuevas inversiones, obviamente nunca dejamos el vino de lado, pero ya con las dos etapas anteriores cumplidas estamos trabajando mejor. Ahora también estamos buscando cambiar algunos perfiles de nuestros vinos ya que el mundo del vino ha cambiado en los últimos años y está pidiendo vinos con menos madera.


- Si tuvieses que elegir una persona de difícil acceso, puede ser un famoso, un personaje de la historia o un familiar tuyo que ya no este, ¿con quién te tomarías un vino?

- Me encantaría tomarme un vino con Chris Cornell, y sería un Malbec de Renacer.


- ¿Hace poco consiguieron la certificación de viñedos y bodega orgánica?

- En 2018 se empezó el proceso de reconversión de la totalidad de los viñedos propios a orgánicos finalizando este año, momento en que además se certificó la bodega permitiendo así la elaboración de vinos orgánicos a partir de la cosecha 2021. El proceso de certificación consistió en una serie de auditorías realizadas por LETIS donde se inspeccionó el cumplimiento de las normas que exigen organismos como SENASA, NOP y COR. Sólo el 3% de las hectáreas de viñedos del país son orgánicas.


- ¿En qué consiste esta certificación?

- Para acceder a esta certificación debe garantizarse un manejo orgánico del suelo mejorando su fertilidad y biodiversidad, el control mecánico y/o manual de las malezas, que no se usen productos de síntesis química para gestionar enfermedades o plagas, la trazabilidad y manejo separado de la uva orgánica en bodega, la utilización de insumos orgánicos en la elaboración de estos vinos como las levaduras, uso razonable de sulfitos y utilización de etiquetas, tapas, cápsulas libres de metales pesados y corchos ecológicos. Un vino orgánico es aquel que se elabora a partir de uvas orgánicas y de manera orgánica.


- ¿Con qué capacidad cuenta la bodega?

- Actualmente tenemos una capacidad total de 1.800.000 litros, que se dividen en 550.000 litros en tanques de acero inoxidable y 1.200.000 litros en tanques subterráneos de concreto. También contamos con una sala de barrica en la cual poseemos más de 250 barricas en su mayoría de 225 litros de roble francés, tenemos algunas barricas de 500 litros y algunos roll fermentors de 600 litros.


Degustación


Punto Final Chardonnay Reserva 2019

Varietal: 100% Chardonnay (Vista Flores, Valle de Uco, Mendoza)

Crianza: 35% del vino pasa 6 meses en barrica de roble francés.

Vista: De color amarillo con tonalidades doradas.

Nariz: Presenta aromas frutados que recuerdan el durazno blanco, manzana verde, melón, por detrás encontramos aromas a miel.

Boca: Entrada equilibrada, con acidez moderada que aporta a la frescura, encontramos sabores que recuerdan el durazno, la miel, untuosidad aportada en boca por su paso por barrica, de final de boca medio.

Opinión personal: Excelente equilibrio logrado entre los componentes que pasaron tiempo en barrica y los que no, esto logra que la madera solo aporte estructura en boca. Encontramos un buen Chardonnay, en nariz encontramos aromas a frutas como el durazno, el melón y manzana verde, por detrás aparecen aromas a miel que terminan de redondear la nariz, en boca encontramos una entrada muy equilibrada seguida de una acidez justa para darle un toque de frescura, encontramos una buena untuosidad aportada por la barrica lo que contribuye a la estructura en boca y sobre el final de boca aparece una jugosidad que le da una persistencia media. Ideal para acompañar carnes blancas, algún arroz y una tabla de quesos.


Punto Final Malbec Reserva 2019


Varietal: 100% Malbec (Altamira, Vista Flores, Valle de Uco - Pedriel, Luján de Cuyo, Mendoza)

Crianza: 10 - 12 meses en barrica de roble francés.

Vista: Color rojo oscuro con tonalidades violáceas de lágrimas finas con caída rápida.

Nariz: Es intenso, presenta aromas de ciruelas maduras, frutillas, por detrás aparecen aromas de vainilla, tabaco y licor.

Boca: De entrada dulce, gran complejidad, es untuoso, con taninos suaves y redondos característicos del varietal, volvemos a sentir más moras y la vainilla que nos deja un final de boca agradable y persistente.

Opinión personal: Malbec totalmente equilibrado entre frescura y complejidad, con un color increíble y vivo. En nariz es muy expresivo y si nos damos el tiempo vamos a descubrir muchos aromas (moras, ciruela, tabaco, cassis, clavo de olor). En boca sorprende su entrada dulce pero equilibrada, con buena untuosidad y un final de boca muy agradable.


Renacer Cabernet Franc 2018


Varietal: 100% Cabernet Franc (70% Vista Flores, Valle de Uco, 30% Pedriel, Luján de Cuyo, Mendoza)

Crianza: 24 meses en barrica de roble francés de primer y segundo uso, posteriormente 6 meses de estiba en botella.

Vista: color rojo profundo con reflejos y tonos azulados, limpio de lágrimas un poco más gruesas y de caída rápida.

Nariz: sorprende los intensos aromas a frutas bien maduras como frutillas, encontramos aromas a pimientos asados. También encontramos presencia de algunos aromas florales y herbáceos.

Boca: entrada equilibrada, taninos redondos, acá podemos notar un poco de salinidad dada por el carácter del suelo, vuelven las frutas maduras con sabores a mora, y arándanos y el pimiento asado, final de boca mineral agradable y persistente.

Opinión personal: Nos encontramos con un Cabernet Franc que combina la frescura aportada por Valle de Uco y la estructura de Luján de Cuyo, donde se potencian las características del varietal, de gran frescura, acidez muy equilibrada y taninos bien trabajados, muy frutal en boca. Tanto en nariz como en boca encontramos aromas y sabores a pimientos asados muy agradables y típicos del varietal. Sin miedo a decir que nos encontramos frente a un gran exponente de cómo lograr un gran Cabernet Franc. Ideal para tomarlo acompañado de unas buenas pastas con salsas rojas, con un buen estofado. Sin dudas para tener más de una botella en la cava.


Renacer Milamore 2018


Varietales: 45% Malbec - 40% Cabernet Sauvignon - 10% Bonarda - 5% Cabernet Franc (Valle de Uco - Luján de Cuyo, Mendoza)

Crianza: 12 meses en barrica de roble francés.

Vista: De color rojo con fuertes tonalidades rubí.

Nariz: Encontramos aromas a pasas de uvas, aromas frutales que recuerdan la frambuesa, la mora, por detrás encontramos notas especiadas que recuerdan la pimienta negra.

Boca: De entrada dulzona, buena estructura, taninos redondos, aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, sin ser un vino dulce persiste levemente un dulzor agradable.

Opinión personal: Una propuesta diferente de la bodega, un vino que posee una parte elaborada con uvas secadas al sol para que queden deshidratadas, también posee una parte del Blend que no tiene paso por madera, y una parte del Blend que tiene crianza en barrica lo cual lo hace un vino bastante completo. En nariz encontramos aromas que recuerdan la uva pasa, aromas a frutas maduras que recuerdan la frambuesa y moras, también posee aromas especiados (recomiendo prestar mucha atención a su nariz mientras lo disfrutamos). En boca posee una entrada algo dulce, con gran estructura, de taninos bien trabajados, aparecen sabores que recuerdan las frutas nombradas en nariz, algunos sabores balsámicos, sobre el final de boca aparece un dulzor atenuado. Sin dudas un vino diferente, ideal para acompañar una tabla de quesos.


Medio: El Memo Diario.

Nota: Ignacio Borras.